Frente al silencio.

Frente al silencio.

domingo, 22 de marzo de 2015

David González.





         Guerra y paz



         puede prestarse a chiste
         pero se trata de un poema:

         empezaba a contarlo
         mi sufrida madre:
         Berta, de Libertad:

         lo que este necesitaba
         era una guerra
         como la que pasaron
         nuestros padres:

y       seguía el mío:
         el hombre
         de la cicatriz en el ojo:

o        crecer en la miseria
          de una posguerra
          como la que nos tocó
          vivir a nosotros:

          yo solo era un niño
          en los últimos años ya
          de una dictadura militar

y        lo que necesitaba
          lo único que necesitaba
y        te lo digo en serio
          que me dejasen:

          en paz:




          mi edad era otra:
          serguei esenin:








          Arte poética



           como poeta
           actúo
           de abogado
           del diablo:

           como hombre
           en ocasiones
           soy ese mismo
           diablo:

           escribo
           para limpiarme
           por dentro:

           para que se me vaya
           el diablo
           al cielo:




y         a mí no me gustan las ficciones:
           helene hanf:











           El equilibrista


           no me parece
           lógico
           ni coherente
           vivir toda la vida
           hasta la fecha
           a una altura
           de cinco o más pisos
y         toda la vida también
           hasta la fecha
           tocando fondo:




           no te preocupes por la vida, no saldrás vivo de ella:
           truman capote:









            Mensajero



            muy a pesar
            del invierno
y          de otras malas hierbas
            que se multiplican
            en su tierra
                     tierra de maceta

            el geranio
            en la ventana

            se esfuerza
            por entregarme a tiempo
            el mensaje,
            las dos flores rojas
            que Manuela
            le dio
            para mí:

            tú eres mi primavera:




            una mujer concede genio al hombre al que ama:
            anais nin:








David González. “Campanas de Etiopía. Los que viven conmigo. Cuaderno I”. 2015, Origami.



5 comentarios:

David González dijo...

Agradecido, Tomás :-)

Ts acróbata dijo...

Gracias a ti, poeta. Un gran libro.

Un abrazo, David.

José Luis Martínez Clares dijo...

Tremendos. Saludos.

José Luis Martínez Clares dijo...

Tremendos. Saludos.

Ts acróbata dijo...

Sí, José Luis. Y atento a los relatos, que no le van a la zaga a los poemas. Un libro muy completo. Ya lo leerás, supongo.

Un abrazo.